Egipto.jpg

Egipto, ficus sicomoro
100 libras egipcias, 2012
-
Egypt, ficus sicomorus
100 Egyptian pounds, 2012

The ficus sycamore (ficus sycomorus) is a tree of the moraceae family and of the fig tree species, which can grow up to 20 metres high and 6 metres wide with a fairly thick crown. Its bark is yellowish-green and peels off in strips, leaving another yellowish bark to appear on the inside. Like all fig trees, the sycamore contains latex. Its leaves are dark green and rough. The flower grows inside the fig and the male and female specimens grow on different fruits, so the help of a small wasp is needed for pollination. It is native to Central Africa.

 

Today, the ficus sycamore is difficult to find in Egypt. However, it was of great importance in Ancient Egypt where it was considered the tree of life. The ancient Egyptians associated the goddess Isis with the ficus who offered food and shade for mortals. In addition, the wood of the ficus sycamore was used in sarcophagi with an added religious significance. It formed a microcosm consisting of the lid (representing Nut, goddess of the sky) and the box (symbolising Geb, god of the earth), where the whole was associated with the goddess Hathor, goddess of motherhood, love and joy.

 

Trees enjoyed special protection, attention and care in Ancient Egypt. It is not difficult to imagine that this was due to the relative scarcity of trees. In a symbolic way, the ancient Egyptians may have assimilated the cycle of trees as a re-creation of the cosmos. Deciduous trees, through the seasonal shedding of their leaves, were believed to express generation, regeneration and renewal. They were also believed to be connecting elements of the sky (Nut) with the earth (Geb), thus favouring the direct link between the two gods

TEXTO ORIGINAL

El ficus sicomoro (ficus sycomorus) es un árbol de la familia de las moráceas y del género de las higueras. Éste puede medir hasta 20 metros de altura y 6 metros de anchura con una copa bastante espesa. Su corteza es verde amarillenta y se exfolia en tiras que dejan aparecer en su interior otra corteza amarillenta. Como todas las higueras, el sicómoro contiene látex. Sus hojas tienen un color verde oscuro, son ásperas. La flor crece dentro del higo y los ejemplares  machos y hembras crecen en frutos diferentes, de manera que hace falta la ayuda de una pequeña avispa para la polinización.

Es nativo de África central.

 

Actualmente, el ficus sicomoro es difícil de encontrar en Egipto. Sin embargo, éste tuvo gran importancia en el Antiguo Egipto donde era considerado como árbol de la vida. Los antiguos egipcios relacionaban a la diosa Isis con el ficus quien ofrecía alimentos y refugio sombrío para los mortales. Popularmente, era muy valorado por su densa sombra, así como por sus frutos, los higos, y por su madera de calidad, que era utilizada en la elaboración de muebles y de sarcófagos. 

 

La madera del ficus sicomoro era utilizada en sarcófagos con un significado religioso añadido, esta conformaba un microcosmos compuesto por la tapa (que representaba a Nut, diosa del cielo) y la caja (simbolizando a Geb, dios de la tierra), donde todo el conjunto creado se asociaba a la diosa Hathor, diosa de la maternidad, el amor y la alegría.


Los árboles  gozaban de una protección, atención y cuidados especiales en el Antiguo Egipto. No es difícil pensar que esto se debiese a la relativa escasez de los mismos. De manera simbólica, los antiguos egipcios pudieron asimilar el ciclo de los árboles como una recreación del cosmos. Se cree que los árboles de hoja caduca, expresaban la generación, regeneración y renovación, con la pérdida de sus hojas y la recuperación de las mismas.  También se creía  que eran elementos de conexión del cielo (Nut) con la tierra (Geb), así se favorecía el vínculo directo entre ambos los dioses.

Fuentes / Sources

Diccionario de los dioses y mitos del Antiguo Egipto, Océano, Barcelona, 2003

www.amigosdelantiguoegipto.com/?p=8184

www.treesofjoy.com/content/sycamore-fig-ficus-sycamorus